Área de consultas libre del Covid-19

El centro Médico Hospital San José es un espacio independiente y seguro.

Emergencias: 81 1544 5721

Una lesión de ligamentos cruzados es un desgarro o esguince de estas fibras que se encuentran en el interior de la rodilla.

Las causas de este padecimiento son diversas y pueden presentarse en dos partes: en el ligamento cruzado posterior y en el ligamento cruzado anterior.

Programa tu cita con el Dr. Manrique, traumatólogo especialista en casos de lesión de ligamento cruzado y recupera tu movilidad.


¿Qué es una lesión de ligamento cruzado?

Los ligamentos cruzados están en el interior de la rodilla y unen el fémur o hueso del muslo, con la tibia, es decir, la espinilla. Aunque son resistentes, es común que se lesionen ya sea totalmente, generando una rotura completa, o bien, sólo algunas fibras, provocando una rotura o lesión parcial.
Existen dos tipos de traumatismos de esta clase que veremos a continuación:

Lesión de ligamento cruzado anterior

El ligamento cruzado anterior (LCA) se localiza en la rodilla en la parte trasera del fémur y termina adelante de la tibia.
Se encarga de evitar que la rodilla se deslice hacia afuera, frente al fémur.
La lesión de ligamento cruzado anterior es la más común y se debe principalmente a torceduras, fuertes golpes en la rodilla, cambios de dirección o paradas bruscos o estiramiento excesivo de la articulación.

Lesión de ligamento cruzado posterior

El ligamento cruzado posterior es una banda que empieza en la parte delantera del fémur y acaba en la parte trasera de la tibia.
De esta forma, impide que la rodilla se deslice hacia atrás.
El ligamento cruzado posterior es el más resistente y entre las causas de las lesiones de esta banda se encuentran golpes a la rodilla flexionada, caídas sobre la rodilla, ya sea por deporte o accidentes, entre otros.

¿Cómo saber si está roto el ligamento cruzado?

Quienes sufren una lesión de ligamento cruzado sienten un chasquido y un dolor intenso en la rodilla, lo que los incapacita a continuar su actividad e incluso poner peso en la pierna afectada.

También se presenta inflamación y en casos de lesión de ligamento cruzado anterior puede existir un hematoma en el pliegue de la rodilla.

Aunque uno de los síntomas comunes es la sensación de inestabilidad, en algunos casos no se presenta o desaparece después de algunos días o semanas.

Sin embargo, es de suma importancia acudir con un experto, ya que el paciente puede volver a sentir que la rodilla está floja o presentar dolor por complicaciones como fricción de cartílagos o lesión en los meniscos.

¿Cómo aliviar la lesión de ligamento cruzado?

En caso de presentar dolor, chasquido, inestabilidad o rodilla inflamada, es vital que acudas con un experto como el Dr. Christopher Manrique Ávila para un diagnóstico correcto.
Mediante una exploración completa, nuestro traumatólogo determinará la gravedad de la lesión de ligamento cruzado para determinar cuál es el tratamiento adecuado, entre los que se encuentran:

Medicamentos

Los medicamentos para tratar la lesión de ligamento cruzado incluye analgésicos que disminuyan el dolor y la inflamación.

Fisioterapia

Algunos ejercicios son perfectos para rehabilitar la rodilla y facilitar su movimiento y estabilidad tras la lesión de ligamento cruzado. Se puede recurrir a equipamiento especial como muletas o algún aparato para inmovilizar temporalmente la rodilla.

Cirugía

En caso graves de lesión de ligamento cruzado sería necesaria una cirugía para restaurarlo o reparar cartílagos o huesos afectados por el desgarre.

Programa tu cita

con nuestro médico
traumatólogo, Dr. Manrique,
que con gusto te atenderá.

Ejercicios recomendados

Existen algunos ejercicios recomendados tras la lesión de ligamento cruzado para rehabilitar la rodilla.

Entre ellos se encuentran ejercicios de baja o media intensidad como la caminata, natación o bicicleta, durante periodos de entre 20 o 40 minutos.

Los fisioterapeutas también recomiendan movimientos de fuerza para desarrollar mayor resistencia, tales como contracciones isométricas de cuadríceps, colocando una almohada o toalla debajo de la rodilla y presionar contra el suelo por 5 segundos.

Otros ejercicios son las extensiones de rodilla con rullo bajo las rodillas por 5 segundos, la flexión de cadera con rodilla extendida, elevaciones laterales de cadera al estar acostado o sentadillas con la espalda apoyada en la pared.

¡Ponte en manos de expertos!

Con el apoyo del Dr. Manrique, tu rehabilitación será segura y exitosa.

Agenda tu cita y alivia el dolor


CONTÁCTANOS

Existen otros padecimientos que pueden estar causando dolor en la rodilla, conócelos y comienza a recibir el tratamiento adecuado a través del
Médico Traumatólogo, Dr. Manrique: